Acento en el servicio
Teléfono 24h: 902 14 51 51
Usted está aquí: Inicio es Noticias Un nuevo ciclo

Un nuevo ciclo

Un nuevo ciclo

José María Galilea

José María Galilea
Consejero delegado de GRUPO GALILEA PUIG

Tras siete años de vacas flacas han llegado… los toros. Aunque se siga diciendo que somos un sector anticíclico, esto no es cierto, es un tópico. Para nosotros, como para otros sectores de la economía, sí que ha habido ‘vacas flacas’, hemos perdido clientes, se han producido bajadas de precios…, lo que hay que añadir otras situaciones difíciles  de mercado.

Las formas de vivir la crisis han sido distintas, pero insisto en que de anticíclico nada; a lo que añadiría que también la forma de superarla ha sido distinta, con más recursos y posibilidades que otros sectores. Además, cada una de las partes lo hemos vivido de forma diferente.

A menos actividad, menos siniestros, tanto en frecuencia como en intensidad y, en consecuencia, menos prima. Esta secuencia ha salvado a las aseguradoras de las barbaridades de mercado que se han producido en estos años. Pero, para la Mediación Profesional la reducción de primas ha impactado directamente en la reducción de márgenes y en la cuenta de explotación; esto, en el mejor de los supuestos, ha significado un sobresfuerzo de venta, entrar en nuevas líneas de negocio u otras actividades; repito: en el mejor de los casos.

Pero, por fin, el ciclo cambia, aunque  para la Mediación no hay ni un minuto de relajo. Hemos girado 180 grados nuestro foco de inversión de tiempo. Nos hemos pasado el ciclo renegociando con clientes para mantenerlos, reduciendo tasas, etc. Ahora nos toca el turno de la pelea (perdón, la inversión de tiempo) con las aseguradoras. Todas cambian la política de aceptación de riesgo: ahora no me gusta, ahora no quiero, aumentan las tarifas y las condiciones de renovación, anulan, cancelan, aumentan, condicionan… Y, como las primas son las de la época de crisis, de pagar bien los siniestros ni hablamos; hay falta de mantenimiento, mal embalaje, infraseguro o cualquier cosa. Si además añadimos que la moda ‘low cost’ se ha extendido también a peritos, abogados y médicos el apoyo en la buena resolución en siniestros es deprimente.

Con la excusa de la crisis, que el sector no aceptó, se aprovechó para prejubilar a gente valida de verdad. En consecuencia, ahora en algunas aseguradoras, hay ramos en los que es difícil encontrar diálogo…, y la respuesta que recibimos es: ve a la web!!!!; esto es lo que nos dicen (???). Además, hay menos gente en las compañías y los documentos que no emitimos los mediadores on line, tanto en velocidad como en calidad, dejan muchísimo que desear.

Para despistar, las que no trabajaban algunos ramos o sectores ahora han entrado, con el consiguiente cambio del mapa; además, con “la no crisis” se lo han repensado y son para  “corredores de toda la vida”. Otras, se encandilan con el on line o direct o como le llamen. En fin, repasemos el panorama de hace siete años y  veámoslo ahora; hay que estar al día, pero nada es lo que era.

A los agentes exclusivos que juraron fidelidad a su compañía les cambian las normas de juego y, como son exclusivos, tienen que aguantarse. O sea, que la Mediación sigue en pie de guerra, pero ya no contra los clientes sino contra las aseguradoras. El ciclo ha cambiado,  la tensión no.

Bienvenido al nuevo ciclo, en el que solo se puede relajar la bancaseguros, a la que le da igual el servicio, la técnica, la lógica e incluso la siniestralidad, seguir desajustando y cambiando el mercado,  porque medio sector le sigue riendo las gracias.

Felices próximos siete años.